¿Cómo Lavarse Los Dientes? Todo sobre la técnica del cepillado

La importancia del cepillado no radica solo en algo meramente estético. Es una actividad que debe convertirse en un hábito consiente ya que es la única manera de prevenir problemas de salud como las caries y las enfermedades de las encías.

El cepillado dental tiene como finalidad evitar la proliferación de bacterias patógenas que causan una serie de enfermedades bucales de origen infeccioso que se pueden convertir en un problema de salud crónico si no se atiende de forma rápida, ahora bien, la mejor cura es la prevención, de allí la importancia del cepillado.

Cepillarse los dientes para tener una mejor calidad de vida

Muchas personas han comprendido demasiado tarde la importancia del correcto cepillado de los dientes, ya que en muchos casos, una vez que las bacterias han hecho su trabajo, es complicado reparar el daño ocasionado.

Por ello, es muy importante que seamos conscientes de que un correcto cepillado es fundamental para mantener una buena salud dental y servirá también para impedir la pérdida de piezas dentales o enfermedades periodontales, que pueden incluso acarrear otro tipo de patologías.

¿Qué es una enfermedad periodontal?

Las enfermedades periodontales son lesiones que se ocasionan debido a la acumulación de bacterias en la boca, las cuales causan alteraciones pudiendo ocasionar la caída de los dientes, inflamación de las encías, pérdida de soporte de los dientes y destrucción del hueso que hace de soporte a los dientes.

Las enfermedades periodontales son muy frecuentes por lo que se desprende que hay muchas deficiencias en las técnicas de cepillado. Estas enfermedades son:

  • Gingivitis: Es la primera fase de la enfermedad periodontal producida por la proliferación de bacterias. Esto es el resultante de la acumulación de residuos que se alojan en dientes y que no son eliminados correctamente, lo que deriva en una inflamación de las encías. Sus síntomas son el sangrado y la irritación.
  • Periodontitis: A diferencia de la gingivitis esta es una enfermedad no reversible y se caracteriza por la pérdida de la estructura dental. Esta es la principal causa de la pérdida de piezas dentales en los adultos.

 

Prevenir problemas futuros

Así como no se nos debe olvidar alimentarnos o dormir, igualmente el cepillado debe formar parte indispensable de nuestra rutina diaria. Según algunos estudios un porcentaje de la población no se cepilla los dientes, pero lo más impactante es que un 90% no lo hace correctamente.

Lavarse los dientes a diario es muy importante, pero saber hacer una rutina correcta del cepillado lo es aún más, esto puede significar una gran diferencia y más aún, ahorrarte un buen dinero a futuro en tratamientos dentales.

En la actualidad nuestros hábitos se ven afectados por la dinámica en la que vivimos, debido a que pasamos mucho tiempo fuera de casa, las rutinas se ven alteradas, pero esto no debe ser una excusa para abandonar la limpieza de los dientes, siempre habrá una forma.

Una buena medida es llevar un kit de cepillado en nuestros bolsos o en nuestro auto o mantener uno en nuestro lugar de trabajo.

El cepillado como prioridad en nuestras vidas

Ya lo hemos escuchado innumerable de veces, el buen cepillado es necesario para mantener unos dientes sanos, ¿pero en realidad lo tomamos en serio?, ¿simplemente sólo cumplimos con un hábito mecánico? Pues debes saber que el hecho de hacerlo no es suficiente, debes hacerlo bien.

Durante el proceso del cepillado intervienen una infinidad de factores que es importante tomarlos en cuenta para lograr con éxito esta rutina. La técnica de cepillado, el tipo de cepillo, la pasta dental, son algunos de ellos.

La importancia de un buen cepillado

Tenemos un buen cepillo y una buena pasta dental, pero si la técnica no es la correcta no sirve de nada. Probablemente el 99% del éxito de un buen cepillado radica en la técnica que utilicemos.

Es un error pensar que si cepillamos con fuerza de lado a lado estamos haciendo un buen trabajo, pero esto no es cierto. Existen diferentes técnicas de cepillado, aun así, la esencia es casi la misma, así que describiremos los pasos básicos para un buen cepillado.

  1. Coloca el cepillo en un ángulo de 45° sobre la superficie dental y la encía de los dientes anteriores.
  2. Cepilla los dientes de 2 o 3 dientes a la vez con un movimiento circular desde adelante hacia atrás, luego coloca el cepillo en otro grupo de dientes y repita la operación.
  3. Para el cepillado de los molares, mantén el cepillo en el mismo ángulo y realiza movimientos circulares sobre los dientes desde adelante hacia atrás sobre toda la superficie interna.
  4. Para limpiar los dientes frontales, inclina el cepillo de forma vertical detrás de los dientes; realiza movimientos de arriba abajo con la parte delantera del cepillo.
  5. Coloca el cepillo en la parte masticatoria y realiza movimientos de adelante hacia atrás de forma suave.
  6. Cepilla la lengua a fin de eliminar las bacterias que pueden producir el mal aliento.

 

Otras acciones que debes tomar además del cepillado

Además de una buena técnica de cepillado es necesario que se tomen otras medidas que ayuden a mantener una boca sana y sin riesgos de infecciones bacterianas.

  • Realizar la rutina del cepillado después de las comidas o por lo menos dos veces diarias.
  • Utilizar hilo dental diariamente para eliminar la placa dental que no puede ser removida por el cepillo de dientes.
  • Acudir a una revisión odontológica por lo menos 2 veces al año. Esto servirá como una acción preventiva.
  • Cuidar la dieta limitando la ingesta de alimentos ricos en azúcar. Procura comer los dulces con la comida para reducir el tiempo al que se exponen los dientes al ácido.
  • Utilizar buenos productos dentales.

Los complementos de un buen cepillado

Además de una buena técnica, los complementos para el cepillado pueden hacer una gran diferencia.

  • Hilo dental: Es uno de los implementos más importantes porque servirá para descartar los residuos o placa dental, alojadas entre los dientes y que no pueden ser removidas por el cepillado. Su grosor dependerá del espacio interdental.
  • Enjuague bucal: Es una alternativa para reforzar la limpieza. Aunque no debe considerarse como sustituto del cepillado. Algunos enjuagues tienen soluciones antisépticas       que ayudan a eliminar las bacterias.
  • Cepillo de dientes: Es increíble la diferencia que puede hacer un buen cepillo de uno corriente.
  • Pasta dental: existen diversos tipos de pasta dental, lo más importante es que contengan flúor porque este ayuda a eliminar las bacterias.

¿Por qué debemos poner atención a la elección de un cepillo de dientes?

Es probable que la mayoría de nosotros coloquemos el cepillo en nuestro carrito del súper sin percatarnos de lo que estamos adquiriendo; incluso, es posible que usemos un cepillo durante muchos meses, pero la verdad es que tenemos que poner mucha más atención en ello.

Lo más importante es que debemos elegir un cepillo que se adapte a las características específicas de nuestra boca.

  • Las cerdas no deben ser muy duras ya que esto no garantiza una mejor limpieza, pero si puede dañar el esmalte del diente. Los odontólogos recomiendan cepillos de cerdas suaves o medias para lavarse los dientes.
  • El cabezal del cepillo debe ser adaptado al tamaño de la boca, en el caso de quienes deben cepillarse las cordales, debería utilizar un cabezal más pequeño para poder acceder de forma más fácil.
  • Si es manual o eléctrico no es relevante, lo importante es que las cerdas estén en buen estado y cambiarlo cada tres meses.

La elección de la pasta de dientes ¿Es relevante?

Lo más importante de una pasta dental es que sea fluorada, sin embargo existen algunos tipos que están especialmente elaboradas para tratar algunas afecciones específicas.

  • Pasta blanqueadora: Son pastas dentales con sustancias abrasivas que eliminan las manchas de manera superficial, por lo que sólo son efectivas en manchas recientes ya que las antiguas deben ser removidas con un tratamiento especial.
  • Pasta anti sarro: Se utiliza para prevenir la acumulación de placa dental en los dientes. Una vez que el sarro está incrustado, esta pasta no la elimina, por lo que se deberá optar por una limpieza realizada por un odontólogo.
  • Pasta para la sensibilidad: La sensibilidad aparece cuando el esmalte se debilita o cuando las raíces están expuestas. Esta pasta crea una barrera para que las sustancias no traspasen a los nervios.
  • Pasta de dientes para las encías: Están formuladas para evitar la acumulación de placa en la línea de las encías, lo que previene en gran parte enfermedades periodontales.

Aun cuando nos encontramos en una etapa donde la medicina ha avanzado mucho, no podemos perder de vista que la mejor manera de cuidarnos es la prevención. El buen cepillado de los dientes es fundamental para tener una mejor calidad de vida, de allí la importancia de que lo concienticemos y lo adoptemos como una práctica obligatoria.